El material con mayor versatilidad y utilidad en nuestra civilización contemporánea es el cemento. Toda construcción lleva, al menos, una aplicación o derivado del mismo. La utilidad del cemento se enfoca en que une distintos tipos de materiales y es el ingrediente básico del concreto.


Para obtener cemento se deben mezclar piedra caliza, arcilla quemada, estos ingredientes van molidos para obtener el denominado “Clinker”, mismo al que se le agrega yeso, obteniendo así, el cemento que todos conocemos.

El cemento tiene la característica de que, al adicionarle agua, mezclarlo y dejarlo secar, se endurece, a esto se le llama “fraguar”.


Al variar los porcentajes o cantidades de ingredientes básicos con los que se hace el cemento, se obtienen distintos tipos de cemento, con características que solucionan las necesidades de distintos proyectos. El cemento más conocido es el tipo Portland.